eucalipto y caucho sabanero                               nogal y eucalipto

fb-share-icon
  1. “Cofundir el Amazonas con Agua Panela”

    fragmento de canción de Systema Solar /
    https://www.youtube.com/watch?v=PjUGVfaIWT8

    Acabo de leer un par de textos sobre “Cuestiones del campo” (semana 2), y me he detenido en el comentario del 13 de abril. Después de leer el texto, decidí compartir mi voluntad por despreparar la certeza de quienes ven en Humboldt una imagen de un viajero que reveló al “mundo (europeo)” al igual que al “mundo (colonizado)”, como a los otros mundos (el esclavizado, el racializado o exterminado) …y en su defecto todos los mundos catequizados por el bien de la corona española, portuguesa, francesa, alemana, inglesa, holandesa…. la complejidad de la naturaleza en cada uno de sus contextos, a través de una ciencia unificadora. Si bien entiendo que hay poco tiempo para dedicarse a una lectura sesuda de un comentario de artista, sobre otros comentarios de artistas (alegorías de la ignorancia, o patrañas de la ignominia vuelta poesía de la “naturaleza excelsa y pura”), propongo simple y llanamente, sin ánimo de ofender ni convencer a nadie de ustedes, buscar diferentes referentes sobre la historia de la botánica (no colonizadora) si de alguna manera es posible; a fin de cuentas toda ciencia moderna esconde o defiende en su estandarte, la viva imagen de la moderna desigualdad en las tradiciones de los conocimientos múltiples y no científicos.

    Daré una sugerencia para el día de hoy, sin desconocer la importancia de Humboldt, pero reduciendo el tamaño de su poltrona figura, y agregando un poco de veneno (curare para quienes buscan precisión) para que se perciba que no hay mas personas ingenuas que quienes figuran entre las ciencias, y creen que en ellas encontrarán la certeza de un “Punto neutro” objetivo romantizado. La capacidad integral del barón Alexander Von Humboldt constituyó una forma de comprender el mundo, para continuar el sistema de estandarización de las tradiciones locales y en su destrucción paulatina (o transformación obligatoria), rebatiendo no solo su valor por la “falta” de neutralidad y objetividad científica sino desconociendo su importancia dentro de formas paralelas e igual de esenciales para el conocimiento del territorio local.

    Con poco amor y mucho ánimo de proponer el debate, sugiero beber un poco del conocimiento y experiencia de las tradiciones indígenas de Abel Rodríguez, conocedor de su tierra y mundo, sin ningún interés globalizante de imponer su visión de las plantas sobre lugares y personas que difieren o tienen formas de pensamiento distintas. También propongo probar un poquito de las tan revisitadas (a veces en demasía) exposiciones del consabido Jaime Borja y Alejandro Restrepo; sugiero específicamente, aunque marcando ciertas distancias y discrepancias, la exposición “Habeas Corpus”, una propuesta de crítica a la visión del conocimiento europeo religioso y científico impuesto en las tradiciones latinoamericanas. O si les interesa alguna propuesta mas cercana a nuestro año y relativa al conocimiento botánico y erudito europeo en Latinoamérica, la exposición realizada por Halim Badawi, “La naturaleza de las cosas: Humboldt, idas y venidas”, presentada durante el bicentenario de nuestro reconocido barón prusiano de alta alcurnia.

    Para terminar propongo desconfiar
    de la tan nombrada democracia.

Deixe uma resposta

O seu endereço de email não será publicado.